Yoga y Meditación

La meditación es el tónico nervioso y mental más poderoso. La energía divina fluye libremente en el adepto durante la
meditación, ejerce una influencia benigna en la mente, los
nervios, los órganos sensoriales y el cuerpo. Abre la puerta a un conocimiento intuitivo y reinos de dicha eterna. La mente se vuelve calma y firme.
Uno no puede aprender a meditar, no más de lo que uno puede aprender a dormir. Uno falla en ambas situaciones.
Pero hay ciertos puntos a tener en cuenta relacionados con las
técnicas y estados de la meditación:

a. Debes establecer un ordenamiento para tus prácticas de
meditación.
b. Las horas más efectivas son al amanecer y al atardecer, cuando la atmósfera se carga con una fuerza espiritual especial.
Si no es posible sentarse a meditar a estas horas, elige una hora en la que no estés involucrado con actividades diarias, una hora donde la mente esté apta para serenarse.
c. Selecciona tu orientación.
Cuando te sientes, mira hacia el norte o hacia el estepara poder tomar ventaja de las vibraciones magnéticas favorables.
Siéntate en una postura firme, confortable, las piernas cruzadas, la columna y el cuello erguidos sin tensiones.
d. Regula la respiración conscientemente. Comienza con cinco minutos de respiración abdominal profunda para llevar oxígeno al cerebro. Luego alentece el ritmo hasta hacerlo imperceptible.
e. Mantén la respiración rítmica.
La regularidad en la respiración regula también el fluir del
Prana, la energía vital.
f. Debes permitir que la mente divague al comienzo.
Saltara de un lado a otro, pero eventualmente se volverá
concentrada, junto con la concentración de Prana.
g. Elige un punto de concentración en el cual la mente pueda
descansar.
Para las personas que son de naturaleza intelectual, será el Ajna Chakra, el punto entre las cejas. Para las personas más
emocionales, se usa el Anahata o Chakra del Corazón. Una vez que, con ánimo sereno, has elegido un punto de concentración, no lo cambies nunca. Concéntrate en un objeto neutral o elevado, manteniendo esa imagen en el punto de concentración. Si usas un Mantra, repítelo mentalmente, y coordina la repetición con la respiración. Si no tienes un Mantra personal, utiliza Om. A pesar de que la repetición mental es más poderosa, el mantra puede repetirse en forma audible si uno comienza a sentirse soñoliento.
Nunca cambies el Mantra. La repetición llevará al pensamiento puro, en el cual la vibración del sonido se une con la repetición mental, sin conciencia del significado. La repetición audible progresa y lleva a la repetición mental, de allí a la repetición telepática, y luego al pensamiento puro.
h. Si meditas por media hora, una hora en forma diaria, serás capaz de enfrentar la vida con paz y fortaleza espiritual.

Actividades
 
 

 

 

Información

Sobre aranceles y horarios únicamente a los teléfonos 49234154 y al cel. 1556350330 Lunes a Viernes de 10 a 22 hs. También pueden escribir sus consultas en Contacto